27 de octubre de 2016

Concurso cuento corto: NAMELESS



NAMELESS


en el lugar de este mundo, existía una joven de nombre Camila, esta muchacha le gustaba vivir apartada de todos los humanos cercanos a ella, su único amigo era un muñeco de trapo, pero este muñeco no era común tenia cicatrices de arañazos en su rostro, hematomas negros en sus ojos, una corona de espinas, clavos enterrados en sus mecas, sus labios eran negros , su piel era pálida y su mirada era vaa llena de odio, tenia quemaduras alrededor del cuello.

todos los jóvenes le tenían miedo y la creían loca por hablarle al meco y decirle que lo amaba. su miedo era tan grande que siempre la insultaban y lastimaban, pero a ella no le importaba mientras tuviera ese meco, aquel meco parecía sonreirle y limpiar sus lagrima cuando lloraba. una noche fría, Camila se encontraba sola en su casa durmiendo abrazada de su meco, cuando empezó a escuchar ruidos, decidió levantarse, arrastrando al muñeco de un abrazo, su casa se veía diferente, las paredes eran viejas y mojadas, no se escuchaba mas que el ruido del viento, era difícil mirar por que a cada paso, las cosas empezaban a distorsionarse, de pronto empezó a oír un llanto, se dirigió al cuarto de donde provenía el ruido, encontuna mujer con la cabeza agachada, se acerco ella y aquel ser levanto bruscamente su rostro ensangrentado, Camila vio a sus gatos eran monstruosos y tenían toda la piel podrida, a su alrededor habían niños que lloraban sangre, Camila se tiro a un rincón llena de miedo y aferrándose aquel meco. de pronto empezó a oír la voces de sus compañeros que le gritaban vas obtener lo que te mereces, el muchacho que mas la molestaba se acerco empuñando un hacha, ahora, era una muerte segura, pero el meco cobro vida, teniendo la altura de un humano común y conservando sus propias características. Interpuso su mano ante el hacha, el muchacho contemplaba con terror, el meco procedió a enterrar los clavos de sus mecas en las entrañas del joven, arrancándole la columna y causándole una muerte inmediata, con gran rapidez pronuncio unas palabras en otro idioma, volviendo todo a la normalidad, luego procedió a caminar lentamente hacia los jóvenes presentes, los partió por la mitad, les arranco los ojos, despedazo la carne de sus huesos, les arranco el corazón,  los enredo en su cabellos  que poseía muchas as  les doblo la traquea, les corto el cuello y mientras así eso, lamia la sangre de los cuerpos y se reía, destruyo a cada uno de las personas que habían hecho sufrir a Camila, ambos estaban llenos de sangre, el se acerco lentamente a ella, camila no podía creer lo que esta viendo, se arrodillo cerca a ella y la miro a los ojos y se quedaron quietos unos segundos, luego el hizo un movimiento y ella se estremeció  el la rodeo con sus brazos y con dificultad para hablar, le dijo yo siempre te protegeré, luego la beso con sus labios rotos, y luego le dijo yo también te amo. en ese momento despertó, el meco estaba a su lado común y corriente, todo había sido un sueño que se había sentido tan real, se convenció de que nada había sucedido, camino a la cocina y encontuna carta donde la invitaban a los funerales múltiples de sus compañeros, se aterro, pero no quiso creerlo, pero se convención al observar  gotas de sangre en la pared, luego sin explicación encontsobre la mesa una carta escrita con sangre, que decía:

no te puedo explicar lo que soy, pero te dejare algo claro nunca en esta vida te libraras de mi, si lo intentas solo volveré a parecer, por que soy tuyo y quieras o no eres mía, no me obligues  a tomar decisiones drásticas para mantenerte a mi lado, recuerda que te amo y acabare con cualquiera de tu edad que se te acerque.

Camila sentía miedo y felicidad a la vez, su amigo tenia vida, pero era un psicópata enamorado de ella. Camila sintió que la rodeaban con unos brazos, era el, que la apretaba contra su cuerpo, y ahí juntos para la eternidad se quedaron.



EriLore

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije