12 de noviembre de 2016

Concurso cuento corto: El silencio en la oscuridad


El silencio en la oscuridad

No sabría cómo llamarla correctamente, pues después de todo…solo yo la “veo”. Pero supongo que al ser el único que ha conocido lo desconocido, podría llamarla como quisiera: Oscuridad. Ese es buen nombre a mi parece. Muy natural.

No comparto este sentido, este don, con nadie, pues me creerían loco. Nadie en este mundo experimenta el mundo como yo ¡Nadie! Todo a mí alrededor son caras conocidas, sitios gastados, caras gastadas, prefabricadas, yendo a ningún lado. No conocen las maravillas de la realidad, la “luz”, el “sol”, los “colores” ¡Los colores! ¡Por Dios! Sin embargo, solo agacho la cabeza y ahogo mi pena.

Recuerdo la primera vez que paso, caminaba yo en la ciudad, por calles frías y desoladas, cuando una luz blanca y helada, hirió mis ojos y la oscuridad, ¡La vi brillar! ¡La vi! Y entonces los vi, a todos. ¡Ciegos! Hablaban y oían, pero no veían. Quise ayudarlos, pero…siempre había sido tarde.

Sé que ya había dicho que era un don, pero esto me consume las entrañas. Esta visión ha cambiado mi manera de pensar. Veo las verdaderas emociones de las personas, a través de sus rostros, sus gestos, su verdadera hipocresía comparado con lo que dicen. Lo que me dicen. Si así es, me odian

¡Lo sé! Supongo que eso es lo peor: saber lo que realmente la gente siente por ti, falsa amistad, simple cordialidad barata.

Creo que saben que soy diferente o tal vez el odio es natural en ellos, pues parece que tambien esta en mi.No comprenden el mundo, ni siquiera yo lo hago. Quise quererlos como hermanos, pero ahora quiero dejarlos...prefiero sumergirme en el silencio… ir con mi amiga oscuridad.

Nohemio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije