28 de febrero de 2017

Carta al desamor: "Explicaciones a un maniquí"


Amor, Anti San Valentín, Concurso Las cartas al desamor, Desamor, División de Bibliotecas, Estudiantes Universitarios, Univalle,


Explicaciones a un maniquí
(¿What is the area of a circle if its radius equals two?)


No olvidare la primera vez que te vi. Seguramente tu no recuerdas una mañana tan común pero para mi fue un día extraordinario, sin tu súbita aparición nunca hubiese aprendido la distancia que hay entre las tripas, entre ellas el corazón, y la cabeza, supuesto centro de la razón. Eras entonces para mi lo que yo siempre seré para ti, menos que nada, pero aun así lograste explicarme sin palabras lo que siente un agarofobico demente al borde de un risco, vació en el estomago por el miedo a caer y alegría en el resto del cuerpo ante la posibilidad de volar, aunque sea por un corto instante. Detesto escribir esto, casi tanto como odio tener que admitir el poco control que tengo sobre mi cuerpo. Mis piernas tiemblan y mi corazón se acelera con solo verte, soy un pez indefenso suplicando por el oxigeno de tu sonrisa en las riveras de tu presencia. Se que cuando nos conocimos creías tener un amor y yo aun cargaba con el peso del pasado pero ¿de verdad era tan difícil creer lo que te decía? Escribiendo poesía soy un simple aficionado pero hasta un ciego se habría percatado de la evidente verdad: desde el momento en que te vi me tuviste atrapado. Significa eso que creo en el amor a primera vista? Claro que no, mi cabeza no puede creer que tal quimera exista, pero mi cuerpo dice todo lo contrario, te bastaría poner una mano en mi pecho para entender porque es tan confuso todo lo que hago, debo lidiar con una contradicción titanica, te bastó acercarte un poco a mi para dejarme los cables trocados. Recuerdo también la primera vez que escribí algo para ti, no tenia en mente conmoverte, ni siquiera esperaba que te gustara, pero debía comunicarte de alguna forma que la fiebre del insomnio estaba incinerando los cimientos de mi cordura. Loco, no hay mejor adjetivo para todo lo que paso por mi cabeza mientras buscaba en los rincones olvidados de mi alma el valor que necesitaba para mirarte a los ojos, y contarte con sonido lo que a diario el espejo te grita con luz: sos una de las mas bellas creaciones del caos, o el destino, o Dios, no importa como quieras llamarlo. Fue difícil decirle esto a una persona que apenas conocía, fue aun mas difícil ver cuan poco te importo y tener que seguirte, hablándole a tu espalda, tratando de explicar con palabras atolondradas que solo era un chico confundido tratando de averiguar si tenia lo necesario para ganarse el cariño de un ángel sin alas. Todo lo que escribí después fue un intento por explicarte lo mismo, pero no sirvió de nada. Aun soy bastante joven, lo se, seguramente alguien mas viejo opinaría que las decepciones que he tenido parecerían pequeñas si las pudiera comparar con las que probablemente vendrán en el futuro, pero ya he tenido la oportunidad de experimentar el desamor y no veo ninguna diferencia con lo que siento ahora. La misma sensación, el mismo suplicio, la certeza de tener toneladas de cariño guardadas en el pecho esperando ser entregadas a alguien que no las quiere, obstruyendo la respiración, asfixiando la esperanza. Sea como sea aprecio lo que siento ahora y no me arrepiento de lo que te dije, tus ojos son dos agujeros negros y yo un viajero perdido en tu horizonte de sucesos, un astronauta sin traje soportando la radiación de cuerpo blanco que emites al despegar los labios, feliz de haber caído en ese poso, deseoso de ver desnuda el alma de la singularidad que posee el poder de detener el tiempo. Es una lastima, todo tendrá que morir en el vacio, pero de todas formas repetiré algo mas, esperando sin esperanza que este texto llegue de alguna forma hasta ti. “Compro las boletas con poesía para en tu corazón llenar aforo, e imaginar que no estoy loco, aunque se que un “nosotros” solo puede ser fantasía.”

¿What is the area of a circle if its radius equals two?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije