26 de octubre de 2017

Concurso de Cuento corto: La Paz se hace letra 20.17: EL HILADOR DE SUEÑOS


EL HILADOR DE SUEÑOS

En un sector residencial de una ciudad poco conocida se esconde un secreto inimaginable para las personas del común; un joven caballero de apariencia gentil y con un corazón infinitamente noble, guarda un invaluable tesoro en el sótano de su inmensa vivienda que de día recibe visitantes como tienda de antigüedades y de noche se transforma en un lugar mágico, luminoso y lleno de vida, donde miles de hilos se entrelazan para dar origen a maravillosas historias que nacen en las mentes de las personas.

Él, un amante insatisfecho que vive en la soledad de su mágico mundo sacrifica cada segundo por cumplir la misión que le fue encomendada como único heredero del clan de hiladores, misión que le ha impedido buscar el amor y ha permitido que este sea el más grande de sus sueños…

...Y es de sueños que hablamos ahora, pues Andrew es el último hilador de sueños que pisa nuestro hermoso planeta, su deslumbrante magia es usada para hilar y su energía mueve cada noche los telares dorados donde aquellos hilos se transforman en inmensas piezas de mágica seda, cada una de ellas es un sueño hermoso que algún ser humano recibe mientras duerme. El joven está atado a esos hilos, a esos telares, el día que él falte los telares se detendrán y ya jamás habrá sueños hermosos, sólo horrorosas pesadillas que contaminaran a cada ser humano con miedo y desesperanza, o simplemente el vacío.

En una tarde lluviosa, cuando se acerca la hora de cerrar las puertas, una inesperada visita llega a la tienda de antigüedades del joven Andrew, con un rostro alegre y despreocupado el amor toca su puerta por primera vez en el cuerpo de una dulce señorita llamada Leila, quien busca refugio después de haber caminado una hora bajo la lluvia. No es la primera vez que él ve a la chica, pues cada mañana pasa corriendo por la otra acera, suele jugar con los niños, ayudar a las personas que encuentra a su paso y siempre saludar con una agradable sonrisa. El joven hilador la ayuda sin dudar y después se dispone a cumplir con su maravilloso trabajo, pero esta vez reserva uno de sus valiosos telares para algo personal, hilará y tejerá un sueño para Leila, y allí liberará su deseo de volver a verla.

Durante muchas noches de arduo trabajo el hilador protege los sueños de las personas y lucha por su propio sueño hilando para ella, la lleva a los más hermosos lugares, y así, entre un sueño y otro descubre cómo sembrar más felicidad en la vida de las personas, al dedicar tanto tiempo a Leila puede comprender cómo hacer mucho mejor su labor, y se especializa de tal forma que al aplicar ese conocimiento a todos los sueños puede notar cómo el mundo es cada vez más feliz, cómo se dibujan sonrisas en los rostros de las personas y se van desvaneciendo el odio, la discordia y la inconformidad, por lo que el joven comprende que la chica llegó a su vida con un propósito y decide empezar a buscarla.

Cuando el protector de Leila ve al joven parado frente a su puerta apresura su paso y sin mediar palabra lo invita a pasar. Para sorpresa del joven, él hombre tiene una confesión, por lo que se da cuenta de que el destino, al igual que los sueños, también se teje a partir de hilos invisibles ante los ojos humanos.

El protector de Leila ha dedicado casi media vida a cuidarla y a darle tranquilidad, han viajado por todo el mundo hasta establecerse en esta ciudad, pues la chica nació con un don especial, existente sólo en el antiguo clan de hiladores de sueños del cual se supone que Andrew es el único heredero.

La alegría del joven Andrew es tan grande que no duda en confesarle a Leila sus sentimientos, y con el apoyo de su protector, la chica se convierte en la compañera de vida del joven hilador, ayudando cada noche y cada día a preservar la tradición del clan de hiladores, y entregando al mundo los mejores sueños para que cada día sea un mundo mejor.



Hikari

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije