26 de octubre de 2017

Concurso de Cuento corto: La Paz se hace letra 20.17: Dinosaurio de colores dando un mensaje



Dinosaurio de colores dando un mensaje

Mire que envié al dinosaurio de colores para que usted se quedara allí.

Él llegó y me dijo que mire (porque no nos tuteamos con los dinosaurios de colores, no sé por qué si somos unos amigos muy íntimos que nos caemos muy bien, no desde hace mucho, pero si es como si fuera amor a primera vista (se imagina eso, yo (el burro por delante) y un dinosaurio de colores enamorados a primera vista corriendo por los prados, o mejor los campos de flores porque los prados son todos verdecitos y no se prestan para las cosas romanticonas…)), yo le dije que usted la estaba buscando y que se había quedado exclusivamente para poder irse juntos , y se lo dije muy claritíco al oído (¿también se imagina el dinosaurio contándole un secreto?) con buena vocalización (creo que soy un tipo muy imaginativo, y muy pirigüeño, diría usted, porque le pido que se imagine muchas cosas, pero es que un dinosaurio de colores, tamaño de bolsillo y textura afelpada no es de las cosas que a uno le mandan todos los días con mensajes) y eselente dicción (¡chanfle!).

No sé qué habrá pasado con mi exiguo mensajero…

A pesar de que él tratara de correr detrás suyo (¿se imagina el dinosaurio de colores afelpado corriendo detrás?) no pudo alcanzar a detenerla (¿qué fuerza le podríamos pedir a unas paticas de relleno esponjoso?) después de un par de baldosas se quedó sin fuerza, qué pesar, y ni modo de agarrarla, (si así son sus paticas, ¿se imagina sus bracitos?).

De todos modos usted se fue…

Corrí entonces a recogerlo porque no quería que nadie lo pisara y le dije que tranquilo dinosaurio, mire que esas cosas pasan y es apenas normal, mire que no todo el mundo lo ve, seguro que ella si lo ve porque yo creo que tiene algo de corazón, de ese algo mismo que ahora es tan esquivo para las personas, pero yo creo que no está acostumbrada. Además de que usted es un personaje muy tierno para ponerte triste por eso, ¡hubiera visto lo hermoso que se veía moviendo las paticas! mire que yo estoy feliz de que me haya hecho el favor de ir a darle esa razón, no todos tienen el lujo de tener un dinosaurio de colores en la casa que les ayuda con los mensajes para las niñas bonitas… por eso soy un afortunado, y ella también, ¿no cree, dinosaurio?

Él sonrió y viera lo lindos que son los dinosaurios de colores cuando se sonríen. Casi que le llegan a la mitad de lo linda que usted se ve cuando lo hace… Estaba todo agitado por el ejercicio pero me dijo que para la próxima vez que quisiera enviarle otro mensaje, que no se preocupe, que él se lo va a decir otra vez con buena vocalización y eselente dicción (muy querido mi dinosaurio pero, ¡chanfle!) y que esta vez él estaba seguro de que usted lo iba a escuchar, no sé si en su corazón o en su consciencia, o inclusive en sus oídos, pero que esta
vez siguiente usted me esperaría y nos iríamos hablando de no sé qué bobadas, que nos despediríamos con un beso delicioso, tal como me gusta y he soñado ultimamente…

¡Vaya, sí que son lindos los dinosaurios de colores!

Pero ni siquiera le llegan a los tobillos a usted.


Vaporeon II

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije