2 de noviembre de 2017

Concurso de Cuento corto: La Paz se hace letra 20.17:: Ella… soy yo





Ella… soy yo

Ella no era una chica de aquellas que la sociedad considera propiamente bonitas, tenía ojos pequeños de color marrón oscuro, su cabello no era lacio, tampoco crespo y mucho menos ondulado, era más bien una mutación extraña, casi indefinible con palabras, tenía piernas cortas, poco “estilizadas” y para nada tonificadas, no era ni muy gorda ni muy delgada, su blanca piel hacía que el azul intenso de sus venas sobresaliera de gran manera, no se maquillaba; mucho menos se arreglaba para sentirse hermosa, no era buena en los deportes, ni en las matemáticas y tampoco en música, no tenía muchos amigos y llegue a pensar incluso que odiaba a la gente, era muy reservada y siempre hablaba con un tono de ironía, y de la peor de las formas descubrí su mal carácter.

En el tiempo que llevo de conocerla no he podido descifrar que es lo que la apasiona, lo que un día le parece fascinante, al siguiente, le es soso y aburrido; perfectamente lo que hoy causa sonrisas en su rostro, mañana puede ser la razón de su llanto, ella es así, un tanto alegre y un tanto melancólica.

Ese día decidí hablarle, contarle lo que pensaba acerca de ella, así que me acerque; con gesto cortés llame su atención y sin siquiera pensar como reaccionaria, le dije todo. En el momento en que termine me observó con sus ojos bien abiertos, ladeo la cabeza y esbozó una sonrisa; las palabras que pronunció enseguida me dejaron perpleja: - ¡Qué bien me conoces! se volvió a la mesa donde reposaba su café, lo tomo entre las manos y se llevó el último sorbo a los labios, después se giró hacia mí una vez más y en un leve susurro le escuche decirme: estoy orgullosa de ti; dejó de verse en el espejo, tomo sus cosas y salió cerrando la puerta a su paso.

¿Quién es ella? ella, soy yo.


Maal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije