2 de marzo de 2017

Carta al desamor: "Ozlëm"


Amor, Anti San Valentín, Concurso Las cartas al desamor, Desamor, División de Bibliotecas, Estudiantes Universitarios, Univalle,


Özlem
(Autora: Heaven)


Espero encerrado entre las cuatro paredes de mi soledad. Transformo en melodías rotas cada sentimiento maldito de posibles amores. Extraño mirarte desde la pared transparente del viento.

Recuerdo conforme puedo cada facción tuya, y las limitadas veces que las melódicas notas de tu voz acariciaron mis mejillas como la cálida y fresca brisa mañanera. Miro entre mis notas arrugadas y partituras viejas las canciones rotas que escribí alguna vez para ti.

Hace mucho que no te veo, y extraño como lucían tus ojos a través de las delgadas monturas de ese tomate opaco que sostenía tus lentes. Dibujo tu rostro en las torcidas líneas que forman las gotas al chocar con la ventana; luchando incansables por borrar mi arduo trabajo de graficar tu diabólica belleza.

Encuentro entretenido cantar con mis dedos la perfección de tus manos, y el arte que podían crear las mismas. Hay que decir que las extraño. Sí, extraño tus manos, esas de dedos largos y uñas perfectamente cortadas, esas de palmas ásperas que podían quizá, mover con leves caricias y hacer que cada neurona enviara estímulos de felicidad. Como si no fueran suficientes las descargas eléctricas que me recorrían con sólo escuchar tu voz.

Aún amo el brillo de tus labios, la inmensidad de tus ojos reflejada en las azuladas y peligrosas aguas marinas que tanto amabas, y esa detestable manía de pasar tus falanges entre las oscuras hebras de tu cabello. Como lo extraño y odio a la vez.

Me permito intentar borrarte, como solías hacerlo tú con los curvos, horizontales y verticales trazos de carboncillo hechos sobre una inmaculada hoja de papel, pero termino mirando allí mi presencia fantasma.

Como anhelo y anhelaba hacer parte de tus pensamientos. Como deseaba dejar de sólo observarte a lo lejos haciéndote protagonista del llanto y suspiros de mi guitarra. Como quería ser más que las olvidadas estrellas que dotaste de nombres imaginarios aquella noche mientras esperabas su llegada.


Como sueño con regresar el tiempo y seguir observando tu lento caminar, tu descuidada apariencia y la infinita presencia de tu sonrisa. Sí, sólo eso. Seguir siendo la sombra que te anhela y que sin embargo, está destinada a inspirarse en la descuidada complicidad de tus labios y los suyos al besarse.


Autora: Heaven


Özlem: Significa Anhelo en Turco y se utiliza con frecuencia como nombre femenino. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!

Mural del despecho: lo que nunca te dije