Tercer Concurso de Cuento Corto: VIVIR DE NOCHE




VIVIR DE NOCHE

Issa Chelsrodt


Mi mente sigue despierta, mis ojos no cooperan, parece que tengo insomnio o solo me llegan las ideas de noche, me imagino todo lo que pude haber hecho en el día, lo que estuve a punto de lograr hace un año, lo que pospuse hace tres y lo que haré al siguiente si sigo cumplidamente mi rutina, ¿Se puede vivir de sueños y fantasías?, mi mundo parece ser más sencillo en la noche, porque en mi mente todo es posible.


Bajo las tinieblas ya es un nuevo día. Ya debería estar dormido, ¿porque mi cabeza no deja de producir ideas y pensamientos?, me escondo entre cobijas gruesas, ¿Por qué abre dejado la ventana abierta?, nunca ocurre nada nuevo en la villa, el silencio de la soledad de sus calles, las casas de ojos oscuros y la brisa del desierto son ya una constante, aunque una tormenta nos puede sorprender a la hora que quiera, el agua se desata por estas tierras lejanas de la civilización como si no hubiese un mañana.


Recuerdo el rumor de ayer, se dice que en la avenida un edificio de cuatro bloques se elevaba, tan rustico y frívolo como sus moradores, la edificación más grande en la villa, su procedencia: una incógnita, se fabrican hipótesis como que los demonios aterrizaron en estas tierras apropiándose del coloso de cemento.


Cojo impulso y salgo por la ventana, quiero dar un pequeño paseo, tantas teorías raras no pueden ser ciertas, es una casa muy fea, eso es cierto, de mala fachada y nunca con las luces encendidas a menos que sean las once de la noche, ¡tengo suerte!, porque las apagan a las tres de la mañana. Pero nadie sabe nada, hablan sin certeza, sólo que, como muchos otros, viven de conjeturas. Dicen que la casa tiene vida y espanto propio, mientras que soy el único loco detrás de un roble con los pulmones helados que se atreve a espiar ese lugar, retumbante como una locomotora vieja, emitiendo sonidos muy altos y extraños, no son rugidos pues no parecen de animales, pero tampoco es música, aunque si lo fuese, desconozco ese género tan estrepitoso.


Unos hombres de capa se acercan a la puerta, esta se abre exponiendo las luces de neón, todas las ventanas reflejan la acción al interior, parece que se divierten, pero, ¿por qué la capa?, la lluvia me golpea en compañía de unos truenos ensordecedores. Me atrevo a ingresar, mojado hasta las medias la puerta se abre ante mí, doy un paso adelante y la adrenalina me consume, el volumen va a explotar mi cabeza, casi no veo nada, tropiezo con uno de los visitantes de enormes garras y cara de lobo disecado, con sus ojos casi saliéndose de sus orbitas. Otros eran corpulentos, de apariencia más negra que la noche, de colmillos largos y afilados, voz gruesa y de ultra tumba.


Me estoy asando, supuse que era una pesadilla, me acerqué al bar para tomar algo y tranquilizarme. -Un poco de mercurio señor- atendió esa voz tétrica con gusanos en su rostro 
De inmediato, me eche hacia atrás, y mire un espejo, mi rostro todo putrefacto y mis manos ya descompuestas, ¿Qué lugar es este?, uno donde juegan a lanzar cabezas hacia un tablero con huecos, en el que una muralla de muertos, demonios y monstruos de todo tipo me hacen frente.

Huele a caucho quemado, lo fuman como a un cigarrillo. Tienen forma de hombre esos que me acorralan, puedo jurarlo, pasarían desapercibidos entre la gente fuera de las sombras. ¿En qué parte del infierno me he metido? Ya se acerca el alba, ya siento sus rayos cruzar por las ventanas, entonces cierro mis ojos para esperarla.

  • ¡Ey!, ¿Estas bien? –dijo Carl jalándome del saco

-No –respondí mirando la puerta fijamente

-No es bueno vivir de noche, te andan buscando –comentó

-Parece que es cierto –mencione perdido, mientras que mis palabras fueron confusas para él -Nadie se acerca a esta casa. ¡Estás loco!

-Nunca nadie en su vida debería hacerlo –respondí con el corazón a mil

-No te fíes de una que enciende sus luces de noche menciono Carl transformando su apariencia en mi peor pesadilla.

Comentarios

  1. Me gustó, habría que ser más riguroso con la ortografía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen nuestra Biblioteca ¡Gracias por Visitarnos!